• 127

Cristina Álvarez presenta este tratamiento que se realiza gracias al láser Fotona 4D, actuando tanto en las capas más superficiales como en las más profundas de la piel que consigue reducir, remodelar y reafirmar la piel.

La parte posterior del brazo, la que corresponde concretamente al tríceps, sufre, sobre todo a partir de los 40, un descolgamiento al que vulgarmente se le conoce como ‘ala de murciélago’.

“El problema añadido con los brazos es que es difícil de modelar, incluso con los cambios de peso, al contrario de lo que pasa con zonas más agradecidas como es la parte del abdomen o incluso de las caderas. El brazo es la parte más difícil de tonificar, y aunque es más acusado en la edad adulta, a los jóvenes también les ocurre”, indica Cristina Álvarez, experta en estética y cofundadora de los centros que toman su nombre.

Tight Sculpting: tratamiento que reduce, remodela y reafirma la piel

Esta novedad une remodelación y reafirmación de la piel a través de una técnica no invasiva. Se realiza gracias a la nueva y avanzada tecnología del láser Fotona, primer tratamiento no invasivo que consigue en una misma sesión trabajar a un nivel profundo, reduciendo la grasa subcutánea, y a nivel superficial, regenerando el colágeno y reafirmando la piel.

Su funcionamiento se basa en varias longitudes de onda que se aplican de forma conjunta para poder actuar tanto en las capas más superficiales, hasta las estructuras medias e intermedias de la piel y pudiendo alcanzar las capas más profundas.Para complementar al tratamiento es fundamental optar por una dieta equilibrada, realizar ejercicio y aplicar cremas reafirmantes.

Incorpora también el scanner Matrix View, gracias al cual se consigue garantizar la eficacia y el control de los tratamientos. El láser trabaja con una única longitud de onda dual para esculpir y estirar la piel de, en este caso concreto, los brazos.

Para completar los resultados obtenidos con el tratamiento, es indispensable el papel que juega la alimentación. Incluir alimentos ricos en vitaminas, minerales y fibra, e incluir mucha proteína, es fundamental para nutrir y dar firmeza a la piel y la musculatura.

También es importante realizar ejercicio físico e incorporar una rutina de ejercicios focalizados en el músculo del tríceps que nos ayuden a luchar contra esa flacidez, que con el tiempo puede volver a aparecer.


Tomado de: www.eldiariodelpacifico.com